Gabriel Salvadó, ilustrador y “creador de historias”

El invitado de hoy es mucho más que un ilustrador. Como él dice, un artista, un narrador, un creador de historias.

Si lees su bio, lo entenderás enseguida:

Escribo y dibujo contenido muy chulo desde 1990. Artista, guionista e ilustrador en medios del siglo veinte (televisión, radio, prensa, editorial…). Además, fascinado por el siglo veintiuno y las posibilidades de la comunicación digital, el marketing y el branding“.

Como ves, Gabriel tiene una larga trayectoria en diferentes formatos de expresión artística, desde la tira cómica y el guión hasta ayudando a marcas a diferenciarse y destacar en internet. Sin duda, muchas historias que contar.

Hoy, tenemos la suerte de que nos ha regalado un poquito de su tiempo para contarnos sus experiencias profesionales y que podamos aprender de ellas.

Te dejo con la entrevista…

Gabriel Salvadó

Para que la gente te conozca, danos un poco de contexto sobre ti: nombre, edad, de donde eres…

Me llamo Gabriel Salvadó y soy de Cornella, Barcelona.

Los años no los diré por qué últimamente se ha puesto de moda el “edadismo” y no quiero que mi edad  sea un sesgo para el lector. Te diré que soy de la generación X. Es gracioso porque cuando era muy joven tampoco lo decía para no parecer tan joven.

¿Algo destacable en tu infancia? ¿Una infancia normal?

Era un chaval callado y tímido y me pasaba dibujando todo el día. El resto, todo bastante normal: padres normales, familia normal, nada desestructurado. 

Entonces ¿eras el típico niño que estaba en el cole todo el día dibujando?

Sí, aunque no me acuerdo mucho del cole, los recuerdos que tengo no son con gente. Sobre todo tengo recuerdos en casa y yo dibujando.

Y cuando llegó el momento, ¿Qué estudiaste y por qué?

Yo soy un fracaso escolar. Ahora supongo que me darían una educación especial, pero en ese momento no se sabían ciertas cosas. Soy autista y tengo altas capacidades así que supongo que ahora me tendrían aparte.

El caso es que me aburría un montón en el cole. Me saqué la EGB y luego estuve en el Instituto muchos años haciendo de todo: ciencias, letras, ciencias y letras, letras y ciencias… Al final aprobé COU, pero me quedaron dos asignaturas colgadas y tras muchos años lo dejé por aburrimiento.

Yo quería dibujar y en casa me dijeron lo típico de “estudias o trabajas pero algo tienes que hacer” y entonces me apunté a la “Llotja”, que es como una escuela de artes y oficios para aprender ilustración. 

¿Allí sí te fueron bien los estudios?

La verdad es que también me cansé.  Me hacían estudiar cosas que no quería y no me enseñaban nada nuevo, excepto la profesora de dibujo. Al cabo de un año y medio o dos, lo dejé. Osea que no tengo estudios. Tengo el carné de conducir y el carné de velero. Pero nada más.

Y a partir de ahí, ¿Empezaste a trabajar?

Bueno, no en el sentido tradicional. 

Con 20 años me metí a trabajar en una charcutería, pero a los 6 meses lo dejé porque quería ser dibujante. Era bastante raro porque en aquella época la gente quería un trabajo fijo y yo lo tenía en mi mano. Pero supongo que por ser autista era y soy muy cabezota. Siempre he querido ser dibujante y todavía lo quiero.

También era bueno escribiendo historias e inventándome guiones y entonces, un amigo que conocía esta faceta mía y que trabajaba en la tele, me llamó para ser guionista. Dije que sí y entonces trabajé más de guionista que de dibujante.

¿Y cuando empezaste con el dibujo?

De dibujante trabajé un par de años para una empresa de macarrones.

En esa época no se utilizaba mucho lo de creación de contenidos que se lleva tanto ahora, pero sí que veían que un dibujante les podía ir bien para la comunicación. Ni ellos ni yo entendíamos muy bien por qué pero el caso es que les hice unos monigotes y unas mascotas que les gustaron mucho. Echando la vista atrás, me lo pasé muy bien.

Pero entonces, ¿tu entrada en el mundo artístico fue con el tema de los guiones o ilustrando?

Creo que antes fue lo de los macarrones, Como te digo, hace muchos años. 

Y no te he contado que antes de eso gané un concurso de cómics y me atreví a ir a una revista local de éstas que se dejaban gratuitamente en la panadería y que vivían de la publicidad.

Me ofrecí para dibujar una tira cómica, rollo mafalda y me la aceptaron. Cada semana publicaba. Este  fue mi primer trabajo como ilustrador y como creador de contenido, que se diría ahora.  Dibujaba y hacía el guión de la tira y salía en la revista. Recuerdo que era un aliciente para la gente y muchos me decían –Mira, cojo la revista para leer tu tira. Aquí ya era “creador de contenido”.

¡Qué bueno! Y tuviste el valor de ir a la revista y decir. “Oye, os hago una tira cómica”

Sí, sí. El valor me lo dió el haber ganado el premio. Pensé: “pues igual soy bueno”; y decidí lanzarme. 

Quería ser Charles Schulz, el que dibujaba a Charlie Brown, y hacer una tira diaria o semanal. 

Era feliz haciendo eso y quería ganarme la vida haciendo justo lo que yo quería.

Lo malo es que en ese momento triunfabas si tenías padrinos, es decir,  enchufe. Pero no era mi caso. Yo era un chaval muy tímido y  me costaba mucho relacionarme. No he tenido muchos contactos y eso me lo ha puesto difícil. Me costaba llegar a los medios y venderme. Una vez veían mi trabajo les gustaba pero me costaba mucho llegar.

De hecho esta fue la única o de las pocas veces  en las que yo fui a buscar un proyecto. Tanto en el caso de los guiones como en muchos otros siempre han venido a por mi.

O sea que tenías experiencia en ilustración y en narrativa con el tema de los guiones. Parece un perfil perfecto para hacer una tira cómica.

Exacto. De hecho, me cuesta mucho separar la parte creativa escrita de la dibujada, porque al final, cuando un ilustrador tiene la suficiente libertad para trabajar lo que hace es contar una historia. 

Es muy difícil separar lo narrativo escrito de lo narrativo visual. Incluso un simple dibujo estático, no hace falta que sea secuencial, ya te está contando mil historias. 

Lo típico del artista, “el cuadro siempre tiene que contar algo” ¿no?

Sí, de hecho, hay muchos escritores o guionistas que dibujan y muchos dibujantes que escriben. 

Yo creo que en el fondo es expresión; es arte. 

Yo me veo como un artista. Lo que pasa es que en España llamarse artista siempre ha estado muy mal visto porque parece que tengas ínfulas de grandeza. Pero en otros países, sobre todo en los anglosajones, dicen que son artistas y se quedan tan anchos.  Porque es lo que son. 

Yo me concibo como artista en el sentido de que es mi forma de ser. Es decir, no concibo la vida no creando o no viviéndola de esta manera.

Osea, no es tanto el formato sino la expresión.

Eso es. La creación, la ideación y el contar una historia.

Luego, aparte, me gusta mucho dibujar. Osea que, aunque no cuente ninguna historia o no lo haga por dinero, necesito simplemente trazar. 

¿Algún otro trabajo que merezca la pena contar?

Medios de televisión. Sobre todo para programas de humor en la televisión Catalana  en Cataluña como “Personas humanas” o “Pasta gansa”. Estos programas fueron míticos, pero fuera de Cataluña no se conocen. También he trabajado en prensa. He escrito algún artículo y también he ilustrado.

Me gustaría hablar un poco de la actualidad. A día de hoy, ¿a qué te dedicas? ¿De dónde sale tu pan?

A día de hoy, por decirlo así, estoy en un impasse. Estoy planteándome el paso del mundo editorial o del papel a lo que hacéis vosotros, al mundo digital. 

No me acaba de gustar el nombre “creación de contenido” pero veo posibilidades en enseñar a la gente cómo crear contenidos o cómo ilustrar y cómo vivir el dibujar no necesariamente como una profesión. Creo que mucha gente necesita esto. 

Ahora estoy reflexionando sobre cómo enfocarlo. Sigo ofreciendo servicios de ilustración online para webs pero desde la pandemia estoy valorando hacer cambios. 

Por ejemplo, me he dado cuenta de que la gente hace cosas con inteligencia artificial y, aunque  sean verdaderos truños, como lo han hecho ellos, lo valoran positivamente y se sienten bien. Esta parte la quiero atacar…

Creo que la gente necesita sentir que lo han hecho ellos mismos y quiero enseñarles que eso se puede conseguir mucho más fácil dibujando con un boli. Muchos le tienen miedo al boli y al papel, piensan que no saben dibujar y eso es un error.

Pero a día de hoy lo que ofreces en tu web, tal cual dices: “lo más valioso de Internet, diferenciarte”. ¿Cómo es esto?

Sí, un servicio para ayudar a empresas y negocios digitales a diferenciarse; a que destaquen.

A día de hoy en internet hay mucho de todo y la clave es diferenciarse. Yo ofrezco el servicio, no solo de ilustración sino también de cómo usar las redes, cómo comunicarte, etcétera. Aquí utilizo mucho mi experiencia como guionista para contar historias y escribir con gancho. Ya sabes, lo que hacen los llamados “copywriters”. 

Pero entonces… sí que tienes un negocio

Sí, pero poco. Como no tengo muy claro hacia donde ir, no me esmero mucho en buscar clientes.

Tampoco estoy seguro de querer seguir ofreciendo servicios. Ya sabes que es muy difícil tratar con clientes. Algunos piensan que tu trabajo es gratis o que vale muy poco y eso es difícil de gestionar.  

Esto que hacéis vosotros me parece maravilloso: crear algo y que quien quiera lo compre. Yo creo que sería mi vida ideal. Pero es complejo y estoy aprendiendo. Aprendo mucho con podcasts, newsletters…

Y una cosa que creo que todo el mundo debería hacer es que, mientras dudo, no estoy parado  sino que me voy posicionando. Hago que mi nombre suene y así, cuando empiece con otra cosa, mi nombre ya estará en la mente de la gente. 

Pues estás en el sitio adecuado para aprender

Lo sé; os tengo muy en cuenta. Me encantaría hacer algo así pero no me veo capaz yo solo. 

Igualmente, estoy explorando hacer algo con herramientas ya hechas tipo Patreon donde pueda alojar una revista en formato flipbook o algo así. 

Volviendo a tu “no-negocio”; ¿no haces nada para captar clientes? 

Bueno, lo que hago es posicionarme y diferenciarme. 

Lo que mejor me ha funcionado es LinkedIn. Es la red que me ha dado más visibilidad de lejos. En un año o dos, he conseguido cerca de 7.000 seguidores. 

También mando newsletters, y tengo un podcast.  Aunque no es para captar gente, me sirve para que mi nombre resuene. La idea es posicionarse para que la gente te conozca. Si ven que lo que haces les mola, cuando necesiten algo parecido a lo tuyo, van a pensar en ti. 

¿Lo que llaman el marketing de atracción?

Eso es, el inbound marketing es lo que hago. 

Me posiciono, les doy cositas chulas y los que quieren van viniendo. 

Y luego, una vez ya te conocen y estás en su radar, ¿tomas alguna medida para que se conviertan en clientes?

La verdad es que no. No creo que sea lo aconsejable pero no se me da bien vender y además estoy en contra del marketing de venta agresivo.

También es cierto que no tengo nada que vender como una revista o un curso. Cuando lo tenga sí que me tocará hacerlo. 

Como te decía, lo que hago es posicionarme. Por ejemplo, ahora estoy probando Tik Tok. 

Recomiendo mucho utilizarlo porque tiene la gran ventaja de que puedes poner un enlace directo a tu Instagram. Todo el mundo sabe que en instagram no crece ni dios. Sin embargo, Tik Tok tiene más alcance y desde allí puedes atraer seguidores y hacer crecer tu instagram. 

Ostras, no lo había escuchado. Utilizar el alcance de Tiktok para crecer en Instagram, qué bueno.

Y con YouTube también se puede hacer. 

Los que saben dicen que no funciona muy bien para vender directamente pero para llevarlos a tu instagram sí. Y allí ya es más fácil que se suscriban a tu revista o que al menos vean tu trabajo. 

¿Y qué publicas en Tik Tok,  tus dibujos?

Sí, la idea es publicar tus dibujos y mostrarte tú dibujando. 

Lo que va muy bien es la naturalidad y el ser humano, el mostrarte humano. No basta con mostrar tus dibujos como si fuera un escaparate o una galería. Tienes que conseguir que la gente vea un mínimo de segundos de tus vídeos para que cuente como visualización y el algoritmo te premie. Todavía mejor si la gente después de ver tu vídeo visita tu perfil. 

Que buen consejo. ¡Me lo apunto! y ¿Qué me dices sobre tu futuro?

La muerte. 

jajaja, un poco menos futuro

Vale, vale; pues un poco lo que te decía, intentar pasar de los servicios a algo que sea un poco más automático y más escalable.

Pasemos al tema de la inspiración y la creatividad…¿Cuáles han sido o son tus referentes?

Tengo un montón, no todos de dibujo. 

Ya te he dicho Charles Schulz de Charlie Brown; también Quino de Mafalda  e Ibáñez de Mortadelo y filemón. 

Luego ya el cómic alternativo,  Robert Crumb y a nivel de arte en general también pintores como Velázquez. 

Y fuera del mundo de las artes plásticas, me gusta mucho la música. No soy un gran melómano, pero sí que me gusta mucho la manera de vender que tienen los músicos. O sea, el tener fans. Por ejemplo Nick Cave o cualquier grupo de los de antes que todavía se mantenga y que tenga una comunidad de fans. Hagan lo que hagan, se lo van a comprar simplemente porque son ellos. Para mí eso es muy potente; es lo que ahora llaman marca personal o branding que ya existía antes de internet. 

Fidelizar de esta manera y poder ser muy libre creando; ser tú. Para mí esto es básico. En lugar de pensar qué gusta a la gente y hacerlo, creo que lo que tiene más valor para un ilustrador o para un creador en general, es ser él mismo, mostrarse como es y crear sin pensar en que su trabajo tiene que venderse. Igual me equivoco pero es mi manera de pensar.

Te entiendo pero ¿cómo consigues que algo super excéntrico que a ti te encanta se convierta en tu modo de vida?

Lo que hay que tener muy claro, que yo lo he aprendido gracias al marketing, es que no le puedes gustar a todo el mundo.

Tienes que aceptar que si lo tuyo es minoritario, lo es y ya está; no pasa nada. Y, si en vez de 5000, te compran 300, tampoco pasa nada. Porque esos 300 seguidores fieles además los vas a tener siempre. Los 5000 te compran hoy y mañana ya no. 

Para mí, en el arte es muy importante seguir siendo uno mismo. Y no te estoy diciendo que hagas solo lo que te gusta. Hay que pensar un poco en cómo traducirlo al negocio; en cómo puede servirle a la gente. Por ejemplo, si te gusta manchar paredes, quizá puedes vender vinilos, ¡yo que sé! Pero siempre pensando en lo que te guste a ti.

Esto lo ha dicho desde Tarantino hasta muchos otros creadores: El punto de partida eres tú, siempre. Un escritor tiene que escribir el libro que le gustaría leer a él. Si eres un creador, eres un creador primero y luego te ganas la vida. Yo me dirijo, y creo que la revista también, a gente que crea y considero que lo más importante es mostrarse auténtico. 

Por mucho que ahora se lleve dibujar con el iPad, no todo el mundo tiene que utilizarlo. Si te gusta la acuarela, ves a por ello, en internet hay sitio para todo. Vale que no será mayoritario pero sí que serás más tú y la gente te valorará. Los que te compren te comprarán porque es tuyo y porque les molas tú. 

Con el tema de la autenticidad me estás recordando a lo que nos contó en otra entrevista Mila Useche que para diferenciarse en un mundo de inteligencia artificial ha empezado a dibujar con ceras.

Es que yo creo que esto va a ser un movimiento natural de la gente creadora de verdad. 

Yo últimamente también voy con una libretita y un boli.  Me da un no sé qué que no me da el iPad. Cómo escribir a mano.

Siguiendo con la creatividad. ¿Cómo gestionas los bloqueos creativos? ¿O es algo que a ti no te pasa?

La verdad es que no me pasa. Alguna vez tengo rachas en las que no me apetece dibujar y entonces no me fuerzo a continuar. 

¿Y qué haces? ¿Distraer la mente?

Simplemente sé que me volverá a apetecer porque está en mi naturaleza. Entiendo que es normal que a veces no me apetezca por cansancio o por lo que sea y no me preocupo. Creo que es como querer dormir. Cuanto más quieres dormir, menos sueño tienes y cuando te olvidas, entonces te duermes. 

¿Y qué pasa si tienes una fecha de entrega y estás bloqueado?  

Ahí te toca trabajar sin ganas. Vale que no te sentirás tan a gusto pero es lo que hay que hacer en ese momento. Sí, es un mierda y no disfrutarás pero si tienes un bloqueo, te pones a trabajar y se te pasa. 

¿Te pasa a ti esto que llaman “el síndrome del impostor” o eso tampoco? ¿En algún momento sientes que no estás a la altura de lo que haces?

Dibujando no. Me ha pasado con el tema de ofrecer servicios. 

Por ejemplo con temas de marketing. Puedo ayudar a gente a promocionar su web pero digamos que no tengo estudios reglados. Además, parece que hoy en día todo el mundo sabe de marketing; entonces, si no delimito mi trabajo sí aparece el impostor. Yo me creo capaz pero no estoy seguro de sí el cliente también lo cree así. 

¿Cuáles son tus herramientas top de trabajo? Ya sean digitales o tradicionales, ¿cuaderno, boli, Photoshop…?

El iPad me encanta; utilizo “Procreate” que es una herramienta muy barata y de pago único en lugar de suscripción. Funciona genial y en noviembre van a sacar una aplicación nueva para hacer animaciones en 2D, que también me encanta. 

También hago mucho trabajo en papel, como te decía, para posicionarme en redes sociales. Y también porque lo necesito. 

Pasemos al bloque de “reflexiones”…¿Cuáles han sido tus mayores logros a nivel de ilustración o de tu carrera artística en general?

A mí en Cataluña se me tuvo muy bien considerado hasta el punto de ser uno de los seleccionados para la feria de Bologna, que es la feria del libro infantil más importante.

Pero, aunque me hizo mucha ilusión,  no lo considero tanto un logro personal. 

Para mí un logro es más el ser capaz de hacer algo por mí mismo. Por ejemplo, mis primeras newsletters con gifs creados por mí, que aprendí a subir yo mismo. Este tipo de cosas, ser capaz de hacer cosas a nivel gráfico con las herramientas actuales las considero más importantes. 

Y al revés, ¿cuál sería tu mayor fracaso profesional?

Es algo íntimo, no se ve desde fuera.  Me refiero a frustrarme por el hecho de que mucha gente no se dé cuenta de la potencia de las ilustraciones para su negocio. 

Creo que la comunicación visual es básica en los negocios y me frustra muchísimo que tanta gente no lo vea y no le dediquen presupuesto a esto. Supongo que alguien de marketing te dirá: “para mí es frustrante que una empresa no tenga presupuesto para marketing”. Pues para mí el dibujo forma parte del marketing. 

Es más,  creo que el papel del ilustrador en el sector editorial se acerca más al marketing que al contenido del libro. Es decir, cuando dibujas una portada, estás haciendo un anuncio y esto casi nadie lo tiene en cuenta. Hay mucha gente que compra un libro por la portada y esto es marketing. Entonces, el valor que se le debería dar a un ilustrador de portadas debería ser mucho más potente o por lo menos igual que el del autor. Sin embargo, el autor y el ilustrador, como tú y tu hermana ya sabéis, es el que menos cobra de un libro.

Lo sé, es un robo total.

Te doy cifras reales. Si el libro vale 10 €, como mucho 1€ es para el autor, y ahí también se incluye el ilustrador.  Del resto, la mayor parte, el 60 por ciento o más, se lo quedan entre el distribuidor y la librería. Y por último, una parte que a mi entender es poca, se la queda el editor.

Cuando hicimos la web de mi hermana descubrimos que ganaba más porcentaje vendiendo su libro con enlace de afiliado que como autora.

Esa es otra. Encima, tú tienes que hacer la promoción. Eso es increíble, que haya más margen para el que lo publicita y para el del camión que para el que lo hace.

De ahí las posibilidades de la autopublicación. No he entrado mucho en el tema pero me interesa mucho.

¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido como profesional?

Te advierto que es un poco frustrante: mi lección es que “los contactos lo son todo”. Son más importantes los contactos que el nivel de dibujo que tengas. Hay dibujantes muy malos que se ganan muy bien la vida y otros muy buenos que, por no tener contactos, se tienen que dedicar a otra cosa. 

También lo vi como guionista en la tele. Si no tienes amigos o no te gusta ir a comer con este o el otro, no te comes un rosco. Por eso la tele es lo que es. Muchos programas son una mierda porque estan hechos por gente sin talento que simplemente tiene amigos.

Aunque también hay lecciones positivas. Por ejemplo, que se aprende un montón haciendo. O sea, cuanto más haces, más aprendes. Parece una tontería, pero yo tardé en descubrirlo. Hay que tirarse a la piscina y no dudar tanto. Hay que hacerlo sin pensar y, sobre todo, dibujar para uno mismo también.

¿Y qué consejo le darías a un ilustrador novel que quiera dedicarse a esto? Alguien que, por ejemplo, tenga su trabajo y esté pensando en dejarlo y dedicarse a ilustrar.

Le diría que sí lo que busca es un trabajo para toda su vida o muy bien pagado, que tenga en cuenta que probablemente la ilustración no lo va a ser.

Mis valores son otros y considero que el dinero es secundario y, por suerte, me lo puedo permitir. Puedo ser pobre y feliz. Pero si te importa mucho tener un coche o una casa en propiedad, no te hagas ilustrador. O, por lo menos, no te hagas ilustrador cerrándote otras puertas. Intenta compaginar y no dejes lo anterior hasta estar muy seguro.

Y dejando de lado el tema económico, ¿algún otro consejo?

Si, sí. Por ejemplo, hay muchos mitos de que no hay que copiar, no hay que imitar y hay que tener un estilo propio. Lo cierto es que yo aprendí a dibujar copiando a Charlie Brown y a Mortadelo. Así que, de entrada, creo que sí hay que copiar. Luego, una vez vas aprendiendo, tienes que evolucionar hacia ti, hacia lo tuyo, hacia lo que te apetece hacer. Y esto es lo más importante de todo. La autenticidad de ser uno o una misma. Le diría que hay que resaltar lo diferente, lo que le hace distinto. Da igual lo que sea. 

Y evitar pensar “lo mío no va a gustar”. Va a gustar a alguien; como te decía, a lo mejor no será mayoritario, pero va a gustar a alguien seguro.  

Lo bueno que tiene el arte es que es distinto en cada artista. No intentes acaparar el máximo de audiencia o de gente que te admire; irán viniendo solos. La gente valora mucho la autenticidad de ese artista en concreto. Aunque sean pocos, no te frustres cuando empieces. Eso sí, tampoco esperes hacerte millonario o vivir en Marbella. Si buscas eso, dedícate a otra cosa como a la medicina.

jajaja… Pues cuando estaba en bachillerato, en la típica charla de orientación para elegir carrera, recuerdo que vino una estudiante de medicina y nos dijo algo similar: “si lo que buscas es dinero, no estudies medicina”. 

Bueno, yo creo que el potencial de ingresos es mayor con la medicina aunque la mayoría no lo consiga por medio de la consulta. 

Por ejemplo, el otro día vi a un americano que parece ser el psiquiatra más popular del mundo. Ha vendido millones de libros y hace ponencias muy bien pagadas. Lo ha conseguido creando contenido durante años sobre crecimiento personal y autoayuda que ahora están tan de moda y sobre todo, gracias a que se ha currado una buena marca personal. 

Pero ¿no crees que ahí la riqueza no tiene nada que ver con la profesión sino con el negocio que haces a partir de ella? Un ilustrador podría hacer algo similar. 

Sí, al final es el negocio. Pero estás aprovechando tu autoridad como médico y con eso tienes mucho ganado. Tienes un punto de partida mucho más alto que una persona que no tenga esto. Entonces, puedes sacarle partido a ser médico, más allá de la consulta. Yo pienso que la carrera te da mucho poder.

Admito que tienes la autoridad. Pero todavía te falta crear una marca sobre ella y luego crear un negocio. 

Pues ahí es donde puede entrar un artista a ayudarte. Es decir, el que tiene la autoridad o conocimiento y el artista o creador se necesitan. Yo puedo ayudarte a posicionarte y a llevar tu marca más allá de lo que tú pensabas, porque sé comunicar y conseguir visibilidad. En internet se ve muy bien, la gente de diferentes sectores se necesitan y ganan mucho cuando se juntan para hacer cosas.

Pues ahí creo que tienes una idea de negocio de la que tirar.

De hecho, es lo que yo pretendía al principio, ofrecer mis servicios a otros profesionales. Pero la gente no ve que tenga esa necesidad y eso me desanima. Yo veo muy obvio que se beneficiarían pero a la gente le cuesta salir de su sector. Creo que no le dan valor suficiente a la comunicación.

¿Y no crees que lo que te falta es hacer que la gente entienda lo que va a ganar con tu servicio? Quizá ese es tu siguiente reto. 

Quizá sí, pero para mí es un poco frustrante. Como sabes, lo mío es la autenticidad.

A hombros de GIGANTES

Los secretos de los Best-Sellers de la ilustración, cada semana en tu bandeja de entrada.

*Suscríbete gratis y además podrás asistir a nuestros eventos mensuales.

Información básica sobre privacidad

  • Responsable: Mas Lorenzo CB
  • Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: enviarte comunicaciones comerciales y Newsletter informativo.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se ceden a terceros. Se pueden producir transferencias.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola @ ilustrawoop.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: en la política de privacidad de ilustrawoop.com encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

A hombros de GIGANTES

Los secretos de los Best-Sellers de la ilustración, cada semana en tu bandeja de entrada.

*Suscríbete y podrás asistir GRATIS a nuestros eventos mensuales en directo.

Información básica sobre privacidad

  • Responsable: Mas Lorenzo CB
  • Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: enviarte comunicaciones comerciales y Newsletter informativo.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios: No se ceden a terceros. Se pueden producir transferencias.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola @ ilustrawoop.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: en la política de privacidad de ilustrawoop.com encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *